La Centinela Ecologistas en Acción ha presentado una serie de alegaciones ante el Cabildo de La Palma, a la Autorización Ambiental Integrada del “Complejo Ambiental de Tratamiento de Residuos de Los Morenos”, en la Villa de Mazo

in Blog
Visto: 454

Tras estudiar el expediente que se encontraba en información pública y mantener una reunión con los responsables tanto políticos como técnicos del área de residuos, este colectivo ha sido muy crítico en los motivos alegados con la gestión por parte del Cabildo de los residuos en La Palma y que no son diferentes a los que ya venimos repitiendo a lo largo de estos últimos años.

La finalidad de un documento como este debe ser la de minimizar los daños ambientales de una instalación dedicada al tratamiento de residuos., por eso nos llama la atención la falta de alternativas viables al respecto. Parece más bien que la Administración lo que pretende con esta nueva evaluación, no es solucionar el problema de los residuos en La Palma si no salir del paso tras la anulación por parte del TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Canarias) de la anterior Autorización Ambiental Integrada.

La Centinela-Ecologistas en Acción ha hecho de nuevo especial hincapié, en sus alegaciones, en la importancia de la gestión de la materia orgánica fermentable por ser un recurso valioso si se separa y se composta, más aún en un territorio tan deficitario de materia orgánica como es el suelo agrario de Canarias y porque es pieza fundamental en la solución del problema de los residuos en la isla.

En el año 2016, casi 20.000 toneladas de materia orgánica han sido desperdiciadas de nuevo tras acabar en la celda de vertido convirtiéndolo en un grave problema en vez de un recurso: al mezclaras con el resto de la basura se generan malos olores, lixiviados tóxicos y gases de efecto invernadero como el metano y el CO2. Además, si no se separa adecuadamente, dificulta el aprovechamiento de otros residuos reciclables al contaminarlos, hacen que el trabajo de las personas que se encuentran en la cinta del triaje sea una tarea repugnante y que la celda de vertido se colmate antes del periodo previsto, necesitando actualmente una ampliación y generando un coste añadido y no porque las instalaciones no estén preparadas, pues el Complejo tiene una capacidad de 30.000 T por año, lo que permite garantizar, con unas inversiones complementarias, el tratamiento de 100% de los residuos fermentables domiciliarios.

Es urgente implantar en toda la isla la recogida separada de la fracción orgánica de los residuos domiciliarios y de los grandes productores de manera previa a la Autorización Ambiental Integrada.

Se debería prohibir la entrada en el Complejo de residuos de ayuntamientos que no participan en el programa de la recogida selectiva del material orgánico, y de aquellos que, participando, no entreguen la fracción orgánica suficientemente libre de contaminantes y rechazos.

Es necesario establecer en la isla medidas eficaces de prevención de la generación de residuos, como los sistemas de depósito, devolución y retorno, especialmente de los alimentos y bebidas de producción insular, como la introducción de un sistema de pago al concesionario del Complejo que premie la tonelada recuperada para el reciclaje y que pague menos la tonelada vertida y es recomendable aminorar la velocidad en las cintas de triaje y/o más trabajadores personas dedicadas a esa labor así como sus condiciones de trabajo.

No caben más dilaciones, ni excusas, ni fraudes en la memoria de la gestión del complejo para seguir incumpliendo la legislación. Después de forzar el cierre de 4 incineradores y el cierre de varios vertederos ilegales en la Palma no descartamos ir de nuevo a instancias europeas para denunciar la actual gestión de residuos en La Palma, la situación del Complejo Medioambiental de Los Morenos y para conseguir lo que en muchos países es una práctica normal de hace décadas: la recogida selectiva de la fracción orgánica de los residuos para la producción de un compost de buena calidad que se puede usar en la agricultura.