Comunicado del "Colectivo Salvar la Vega" de Gáldar en apoyo a la "Plataforma Agaete sin macromuelle"

in Blog
Visto: 87

Desde el colectivo "Salvar la Vega" de Gáldar manifestamos nuestro apoyo más firme a la Plataforma Agaete sin macromuelle en su oposición a la construcción de un segundo muelle en el puerto de Las Nieves.

A pesar del constante y contundente rechazo que amplios sectores de la ciudadanía en Gran Canaria han expresado en diversas manifestaciones en la calle y del alto nivel de crítica social expresada en redes y medios de comunicación, el gobierno canario que preside Fernando Clavijo persiste en la construcción de esa obra de desproporcionadas dimensiones que, de realizarse, causará uno de los atentados medioambientales más graves en nuestra comarca y consolidará el deterioro ambiental en Canarias como un resultado del empobrecimiento de la democracia en las islas. La decisión autoritaria tomada sobre el desarrollo de este proyecto tiene como consecuencia la irreversibilidad de sus impactos sociales y ambientales. Apostamos por ritmos más pausados cuando se trata de decisiones que afectan a la calidad de vida de la comunidad y, más allá de la lógica del capital, exigimos un análisis más riguroso que contemple no sólo sus efectos económicos sino también el sentido de pertenencia y apego emocional al territorio.

La terquedad, cerrazón y no aceptación por parte del gobierno de Coalición Canaria (COCA) de una consulta popular vinculante nos demuestra, una vez más, que sin participación ciudadana en las decisiones fundamentales de los órganos de gobierno político-institucionales no es posible la construcción colectiva de un sistema democrático realmente representativo. Desde este colectivo apostamos firmemente por la defensa del puerto de Las Nieves sin macromuelle y por la propuesta de la plataforma Salvar Agaete de muelle compartido.

Que una subvención de cuarenta millones de euros, procedente de fondos públicos de la Unión Europea, se destine a un proyecto de carácter marcamente especulativo, destinado a enriquecer exclusivamente las arcas de poderosos grupos empresariales nos demuestra, por otro lado, el grado de irresponsabilidad política en la gestión de esta comunidad autónoma en la que, sólo por poner un ejemplo, tiene el nivel de paro y pobreza más elevado de todo el estado español, lo cual ejemplifica trágicamente el deterioro de la calidad de la democracia en Canarias, alimentado ya durante décadas por la consolidación de un modelo económico basado en el despilfarro de fondos públicos que no resuelve sino agrava los problemas de injusticia social y un imparable deterioro ambiental. No es aceptable, bajo ningún punto de vista, la construcción de ese inmenso macromuelle porque sabemos que este modelo productivo basado casi exclusivamente en la construcción y el turismo de masas ha sido, y sigue siendo, altamente perjudicial para el conjunto de la población en el archipiélago canario.

Resulta contradictoria esta política de subvenciones en infraestructuras destructoras del paisaje cultural frente al Convenio europeo del paisaje (CEP) ratificado por el gobierno del estado español el 1 de marzo de 2008. En este convenio, los conceptos de Patrimonio Natural y Cultural se fusionan en una visión integral del paisaje y le otorgan una consideración como elemento de bienestar, destacando y protegiendo la relación entre el ser humano y el medio que habita. Este reconocimiento jurídico de los paisajes como elemento fundamental para la vida de las comunidades, de su patrimonio común y de su identidad es continuamente vulnerado en las islas por el gobierno canario, razón por la que no renunciamos a la acción directa de la ciudadanía como único elemento de control democrático sobre estas conductas políticas irresponsables y vandálicas. Agaete es uno de los siete municipios de Gran Canaria que forman parte de los pueblos que integran la reserva de la biosfera. Su zona costera y el valle en la falda de Tamadaba constituye una zona de incomparable belleza paisajística. Sus valores, sus costumbres, sus tradiciones, su historia… son patrimonio de una cultura popular profundamente arraigada en nuestra idiosincracia.

No es de recibo que toda esta inmensa riqueza quede en peligro de extinción y a merced del “buitrismo político-económico”.

Por las razones aquí expuestas entendemos que este patrimonio, de vital importancia en la villa de Agaete, tendría que estar protegido por una razón de Imperativo ético-político y ecológico que exija la protección del patrimonio y del medio ambiente y, de forma muy particular, protegido de las ansias especulativas de aquellas entidades empresariales y oligarquías politicas sin escrúpulos ni miramientos de ningún tipo.

Por lo demás felicitar desde estas páginas a la plataforma, Agaete sin macromuelle, por la organización de las actividades y movilizaciones desplegadas durante este 2018 que está culminando con el éxito del crowdfunding para llevar a los tribunales a las autoridades responsables de este proyecto.