Canarias tiene poco que celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente

in Blog
Visto: 580

Ben Magec-Ecologistas en Acción quiere recordar en esta fecha establecida por la ONU para la sensibilización medioambiental la grave desatención de las instituciones canarias a la conservación de la naturaleza, la defensa del territorio y la lucha por mitigar el cambio climático.

La federación ecologista canaria ha querido denunciar en el Día Mundial del Medio Ambiente el desprecio absoluto que tradicionalmente el Gobierno de Canarias y gran parte de las administraciones públicas han mostrado por salvaguardar los ecosistemas y la biodiversidad de las islas. Este desinterés quedó perfectamente retratado al hacerse público el boicot del presidente autonómico, Fernando Clavijo, al que iba a ser el primer centro de la ONU contra el cambio climático en España.

Ya en su documento de evaluación de la legislatura 2015-2019, presentado durante el Día Mundial de la Biodiverdidad, la organización ecologista ponía de manifiesto la mala gestión de las instituciones canarias en asuntos medioambientales. Temas tan urgentes como los vertidos al litoral de aguas sin depurar, la gestión de los residuos, los vertederos ilegales, la implantación de un modelo energético basado en renovables, el modelo de movilidad, la destrucción del territorio, entre otros, han quedado “a la espera” de ser atendidos en otro momento. Un momento que, para Ben Magec-Ecologistas en Acción, nunca llega. Hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, la organización vuelve a señalar la necesidad de tomarse en serio la crisis climática y los retos medioambientales a los que se enfrentan las islas.

En su análisis de la gestión medioambiental la federación ecologista llama la atención sobre cifras que considera alarmantes. Un ejemplo es el porcentaje de energía fósil que se utiliza en Canarias, más de un 90% frente al 7,5% de penetración de energías renovables (según el Anuario Energético de 2017 en sus últimos datos disponibles). Otro ejemplo de porcentajes alarmantes es la de vertidos no recuperados, de un 82% frente al 17% que pasa por procesos de reciclaje. Este mínimo porcentaje de recuperación actual hace dudar de que se vaya a cumplir la normativa europea que obliga a que, en 2020, sólo pueda ser vertido el 10% de los residuos frente al 90% restante que deberá ser reciclado o reutilizado. En esta misma línea, y más en esta semana de boicot global al plástico, queda en entredicho a ojos de la federación ecologista la Estrategia Canaria del Plástico. Ésta no contempla medidas tan elementales para mejorar los porcentajes de reutilización y reciclaje como son los Sistemas de Depósito y Retorno o la prohibición inmediata en Canarias de los plásticos de un solo uso. La incineración y la no recogida separada de la fracción de residuos orgánicos siguen siendo otras de nuestras amenazas y debilidades respectivamente, más aún cuando el borrador del nuevo Plan Integral de Residuos de Canarias, que llega con 12 años de retraso y que se presentó en febrero, acaba de salir a exposición pública por un período de sólo 20 días hábiles, justo después de las elecciones, pero no se encuentra disponible en la página web citada en el propio boletín oficial.

Otra de las grandes preocupaciones de Ben Magec-Ecologistas en Acción es la degradación del suelo y del territorio debida a la sobreurbanización y a la apuesta por las grandes infraestructuras que, según la portavoz de la federación, Noelia Sánchez, “sólo responden a los intereses de las empresas constructoras y no a necesidades reales”. Y prueba de esto, según la portavoz, es su bajo nivel de utilización, citando como ejemplo de ello los puertos de Granadilla (Tenerife), Arinaga (Gran Canaria) o Tazacorte (La Palma). El proyecto del macromuelle de Agaete y el del Puerto de Fonsalía (este último en periodo de alegaciones actualmente), representan para la federación ecologista nuevos fracasos anunciados que ponen la especulación por delante de la conservación de la naturaleza. En el caso del Puerto de Fonsalía subrayan que se trata de una mega-construcción en una zona de altísimo valor ambiental y de tránsito de cetáceos, que se verán gravemente amenazados si este puerto finalmente se realiza. Según la portavocía de Ben Magec-Ecologistas en Acción “con Fonsalía estamos ante un nuevo Puerto de Granadilla y del cuento que ya conocemos, el supuesto desarrollo económico de la zona así como de los miles de puestos de trabajo que creará y que, como demuestra la infrautilización de Granadilla, es absolutamente falso”.

El Día Mundial del Medio Ambiente está dedicado este 2019 a la contaminación del aire. Tal como denuncia el Informe de Calidad del Aire elaborado actualmente por Ecologistas en Acción, la práctica totalidad de la población canaria respira aire contaminado por encima de los límites legales establecidos, tal como recogen las estaciones de medición de las islas. Las causas principales de este nefasto indicador son las emisiones y gases contaminantes que vierten las centrales térmicas del archipiélago, así como el tráfico rodado, aéreo y marítimo. Canarias tiene una de las tasas más altas de vehículos por habitante del Estado. “Urge una política valiente que sea capaz de plantar cara al lobby del sector automovilístico, dejando de apostar por más carreteras y por el vehículo privado y favoreciendo al transporte público colectivo, a la bicicleta y al peatón, que es la única forma de atajar este grave problema de salud pública que provoca miles de muertes prematuras cada año” señala la portavoz ecologista.

En definitiva, para Ben Magec-Ecologistas en Acción poco puede celebrarse en Canarias en este Día Mundial del Medio Ambiente, dado los problemas identificados y las cifras que respaldan el desgaste del territorio y de la biodiversidad en el archipiélago. No obstante, lo que sí podemos celebrar es la cada vez mayor conciencia que vamos tomando como sociedad, por delante de la de nuestra clase política y con las y los jóvenes a la cabeza, defendiendo la importancia de hacer frente los grandes retos ambientales y climáticos de nuestro tiempo.