MANIFIESTO CANARIO DE ADHESIÓN A LA HUELGA MUNDIAL POR EL CLIMA: 27 DE SEPTIEMBRE 2019

in Blog
Visto: 280

Múltiples estudios científicos indican cómo el aumento de temperaturas está afectando a la vida en todas sus formas y en todos los lugares del planeta: deshielo de los casquetes polares y glaciares, subida del nivel del mar, fenómenos meteorológicos extremos, grandes incendios forestales, desertización, infertilidad de los suelos, pérdida de biodiversidad, proliferación de especies exóticas invasoras, aumento de temperatura de los océanos, cambios en las dinámicas migratorias, aumento de la pobreza, aumento de la desigualdad, refugiados climáticos, proliferación de enfermedades y un largo etcétera.

Las previsiones de aumento de la temperatura media global por encima de 1,5 ºC, nos sitúan en un escenario límite e irreversible que amenaza a un gran número de ecosistemas y especies, incluida la humana. Evitarlo debe ser una prioridad de la humanidad. Es necesario, con carácter urgente, adaptar las islas a los impactos climáticos, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar los sumideros de CO2; reajustando la huella ecológica a la biocapacidad del planeta, garantizando su equilibrio natural y la supervivencia de las generaciones presentes y futuras en condiciones de dignidad y en un entorno saludable.

En Canarias la realidad se recrudece porque no sólo somos uno de los territorios con mayor huella de carbono, ya que hacemos una desorbitada contribución en emisiones de gases de efecto invernadero respecto a nuestras pequeñas dimensiones, en gran medida debido a la excesiva dependencia económica de una industria altamente contaminante como la turística, sino que además, nuestra condición insular y nuestra ubicación en la región subtropical y próximos al continente africano nos hacen especialmente vulnerables a sus impactos.

El incremento medio de la temperatura del mar y de la atmósfera en Canarias está desencadenando fenómenos extremos cada vez más frecuentes: olas de calor, sequías, lluvias torrenciales, inundaciones, etc., lo que incrementa potencialmente las posibilidades de sufrir tormentas tropicales. La subida del nivel del mar, derivada de la expansión térmica y del deshielo de casquetes polares y masas glaciares, implicará un retroceso de las playas afectando a los ecosistemas y poblaciones del litoral. El aumento de las temperaturas y la disminución de los frentes que dejan lluvias favorecerán un proceso de desertización que, sin la incidencia de los vientos alisios, aumentan la probabilidad de que lleguen masas de aire caliente con episodios cada vez más frecuentes e intensos de la calima. Los efectos del cambio climático en Canarias tendrán graves implicaciones en el desarrollo de las actividades económicas, así como en los ecosistemas naturales.

Vivimos en una sociedad excesivamente consumista, individualista y competitiva, alimentada por un modelo económico basado en el crecimiento sin límites de la producción, consumo e intercambio de materiales y energía. Una sociedad que se ha olvidado de que somos seres dependientes de un único planeta finito y de que somos dependientes con nuestros semejantes para desarrollarnos en sociedades que convivan en paz y armonía. Una sociedad que se ha olvidado de la importancia de los cuidados, generalmente desempeñados por mujeres, de los cuidados a las personas y a la naturaleza de la que dependemos.

El actual modelo capitalista, colonial y patriarcal, propio de los países y sociedades ricas e industrializadas, además de ser el responsable de las injusticias sociales, es el causante del calentamiento global, cuyas consecuencias recaen en mayor medida en las poblaciones más pobres y vulnerables del mundo, en donde las mujeres, por su situación de desigualdad, sufren los peores efectos.

La actual situación de emergencia climática precisa de un cambio de paradigma hacia un nuevo orden mundial, en donde tengamos cabida todas las personas en condiciones de igualdad. La humanidad debe transitar con urgencia hacia un nuevo modelo justo, democrático y sostenible que ponga en el centro el cuidado de la vida. Nuestra sociedad tiene que implicarse para propiciar el necesario cambio de estilo de vida en armonía con la naturaleza y con el resto de habitantes del planeta. Finalmente, creemos necesario y urgente que las administraciones públicas estén a la altura de la crisis climática y adopten medidas al respecto. Entendemos que es necesaria una mayor responsabilidad ante la emergencia climática, que nos impele a transformar urgentemente nuestra forma de vida para que sea más armoniosa con la naturaleza y que, como ciudadanía nos empoderemos para impulsar la transición hacia un sistema más sostenible.

En el contexto actual de emergencia climática, las personas y organizaciones firmantes demandan a todas las administraciones públicas que, de manera urgente, tomen medidas concretas para adaptar Canarias a los impactos climáticos presentes y futuros; y para reducir las causas del calentamiento global, lo que requiere necesariamente:

1.- Asumir la urgencia de la situación de emergencia climática, admitiendo el diagnóstico científico, implementando planes de adaptación para cada una de las islas y para el archipiélago en su conjunto, y reconociendo que los compromisos actuales no se adaptan a los retos que requiere la situación.

2.- Asignar los medios y recursos necesarios para reducir entre un 40 y 60% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030, sobre las registradas en 1990, y alcanzar la descarbonización de la economía e infraestructuras antes de 2040.

3.- Concienciar y sensibilizar a la población sobre la emergencia climática y la necesidad de adquirir hábitos de consumo responsable y respetuoso con el medio ambiente.

4.- “Descarbonizar” la economía, abandonando los combustibles fósiles (gas, carbón y petróleo) y apostar por fuentes energéticas 100 % renovables y descentralizadas, con criterios de ahorro y eficiencia en la energía, en el ciclo del agua y en un modelo de gestión de los residuos limpio y eficaz, que responda al interés general y no a intereses particulares privados.

5.- Reducir las necesidades de movilidad y transporte de personas y mercancías favoreciendo el transporte público colectivo y las políticas de accesibilidad y cercanía.

6.- Transformar el sistema agroalimentario, favoreciendo la producción y consumo de productos agroecológicos locales y reduciendo el consumo de productos de origen animal especialmente los producidos agroindustrial e intensivamente.

7.- Adoptar medidas para asegurar empleos alternativos en sectores sostenibles no precarios, reduciendo la jornada laboral y un mejor reparto del empleo sin dejar a nadie atrás.

8.- Generar políticas efectivas y reales de igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres y niñas, que favorezcan un reparto justo de la riqueza, así como el acceso equitativo a los recursos y al empleo digno.

9.- Compensar la deuda ecológica hacia los países empobrecidos por parte de los más enriquecidos, más responsables éstos últimos de la degradación ambiental, por lo que deberán adquirir unos mayores compromisos, redistribuyendo la riqueza y el acceso a los recursos naturales con criterios de sostenibilidad.

10.- Generar mecanismos de participación ciudadana, asesorados por técnicos especializados, para abordar la transición del actual modelo de desarrollo de forma justa, democrática y sostenible.

En defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo, las personas y colectivos firmantes nos sumamos a la convocatoria internacional de HUELGA MUNDIAL POR EL CLIMA. Una movilización que será: huelga estudiantil, huelga de consumo, movilizaciones en los centros de trabajo y en las calles, cierres en apoyo de la lucha climática, etc.

Invitamos a la ciudadanía y al resto de actores sociales, ambientales y sindicales a secundar esta convocatoria y a sumarse a las distintas acciones que sucederán el 27 de septiembre de 2019.

FIRMA EL MANIFIESTO:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScjUxAlSlCgNXJQ7TStH2h7LvNh0_b8LIN4E1rd4MmwN4yyWg/viewform