INTERESANTE DEBATE CON ANTONIO GONZÁLEZ VIÉITEZ SOBRE ECOTASA TURÍSTICA EN FIRGAS

in Blog
Visto: 122

“Los capitalistas consideran que el mercado es capaz de regular todos los aspectos de la vida pero, ante el actual estado de cosas, surge una pregunta: ¿Por qué el mercado no cuida el medio ambiente?”

El viernes 31 de octubre de 2019, el economista y profesor Antonio González Viéitez habló en el Centro Socio-Cultural LA CASA VERDE de Firgas sobre ECOTASA: VIABILIDAD DE UN IMPUESTO AL TURISMO PARA GESTIONAR EL TERRITORIO CANARIO, invitado por el colectivo La Vinca Ecologistas en Acción, dentro de su proyecto de participación ciudadana “CObioDIVER II - Construyendo Debate sobre la Biodiversidad”, dedicado a la Emergencia Climática.

Durante casi una hora, González Viéitez desgranó su planteamiento indicando que “la ecotasa es un impuesto y como tal está en contra de los principios capitalistas imperantes que consideran que el dinero debe estar en manos privadas para estimular el consumo.

Esta corriente de pensamiento descalifica a los principios morales o éticos tildándolos de «buenismo».

Por lo tanto abogar por la implantación de la ecotasa es posicionarse contra el pensamiento imperante y contra los poderosos.

Los capitalistas consideran que el mercado es capaz de regular todos los aspectos de la vida pero, ante el actual estado de cosas, surge una pregunta: ¿Por qué el mercado no cuida el medio ambiente?

Para responder hay que considerar que hay dos tipos de bienes: los públicos y los privados.

Los bienes públicos se caracterizan por:

- No son excluyentes

- Son de libre acceso

- No hay que pagarlos

- No tienen precio

- No se agotan con el uso

Son bienes públicos: el agua, el mar, el paisaje, el lenguaje…

Actualmente hasta los economistas neoliberales admiten que estos bienes no se ajustan a las leyes del mercado y los califican de fallos del mercado.

Por lo tanto, el ponente plantea ¿quién atiende y cuida los bienes públicos? Sobre todo teniendo en cuenta que este concepto no se computa a efectos de PIB, que es el gran mantra del capitalismo que se alimenta de las modas y del usar y tirar.

Este descuido de los bienes públicos es lo que nos ha llevado a su deterioro y a la emergencia climática.

Ante esta situación tenemos dos opciones:

a) Regularlos. Bajo el lema «El que contamina paga». Pero ¿qué valor tiene lo contaminado? Hay que tener en cuenta que se trata de bienes insustituibles (como el agua o el aire) por lo tanto, sin mercado y sin valor desde la perspectiva capitalista. A demás, este argumento da derecho a contaminar y ha derivado en el actual mercado de contaminación por el que unos países venden a otros sus derechos para que estos puedan contaminar por ellos.

b) Hacerlos de titularidad pública. Esta es la única solución posible, otorgar el estatus de utilidad pública y ponerlos bajo el control de entidades y organismo públicos para que los cuiden.

Tanto la tasa turística, como la ecotasa son impuestos que debe pagar el turista, se diferencian en el uso que se dan a los recursos obtenidos:

- Tasa turística: se destina a la mejora de las infraestructuras en general por lo que tienen un retorno económico para los agentes turísticos y por lo tanto, las empresas, no muestran un excesivo rechazo.

- Ecotasa: se destinan al cuidado de los bienes públicos intangibles de los que disfruta el visitante como el paisaje, el mar, el aire… Los agentes económicos capitalistas la rechazan frontalmente.

Hay que cambiar la actual sociedad basada en la competencia por otra basada en el cuidado, tanto de los bienes públicos como de las personas, empezando por la ampliación y cumplimiento de la dependencia.

El último año llegaron a Canarias 16 MM de turistas, de los que 4 MM lo hicieron a Gran Canaria.

La ecotasa puede establecerse como un porcentaje sobre la factura del hotel (sin considerar la comida) por ejemplo un 5%, o mediante un importe fijo por día de estancia. En Roma se cobran 5 € por día.

En algunas ciudades se cobra directamente en los aeropuertos a la entrada y en otros se recauda a través de los hoteles.

¿Qué hacer con los fondos recaudados por la ecotasa? Cuidar los bienes públicos de los que disfruta el propio turista.

Otras medidas necesarias:

a) Cambiar los residuos por recursos.

b) Impulsar las cooperativas de productores, especialmente las agrícolas.

c) Potenciar las explotaciones familiares dotándolas de servicios.

d) Cambiar los parámetros por los que se califican a los hoteles (estrellas) por otro que priorice su sostenibilidad como el empleo, el reciclaje, la sostenibilidad, el consumo de kilómetro 0…”.

El público asistente interviene en la dinámica participativa y se plantean las siguientes cuestiones:

- Impacto de la quiebra de Thomas Cook y las medidas solicitadas por la patronal al Gobierno de Canarias: bajada de las tasas e impuestos y aumento de las subvenciones. Ambas medidas proteccionistas y contrarias al dogma capitalista, inciden negativamente en el déficit público.

- Dependencia exterior de Canarias como factor para la desvinculación de los bienes públicos.

- En Canarias es sencillo alcanzar la soberanía energética, pero es imposible la soberanía alimentaria.

- Son los oferentes, los que determinan el origen de los productos que consumimos.

- Los agricultores necesitan y demandan al Cabildo materia orgánica procedente de los bosques, pero no obtienen respuesta por lo que han de recurrir a la industria exterior, además, los ofrece más barato.

- Voluntariado más pedagogía de la sostenibilidad.

- Importancia del precio sobre la calidad.

Tras esas intervenciones e intercambio de opiniones se plantean las siguientes propuestas:

· Impuestos para financiar el cuidado de los bienes públicos (Ecotasa u otros).

· Creación de Bancos de tierra.

· Estudiar la experiencia de ACIUDESA.

· Intermediación de las entidades públicas entre los propietarios de tierras baldías y las personas interesadas en cultivarlas para garantizar el cumplimiento de los contratos.

· Creación de cooperativas de comercialización…

Para el desarrollo de este proyecto, La Vinca Ecologistas en Acción, como entidad promotora del mismo, ha establecido alianzas de colaboración con Ben Magec Ecologistas en Acción, Asociación Canaria de Economía Alternativa, Asociación de Mujeres Maresía y diferentes Centros Educativos de la zona, contando con la financiación de la Consejería de Participación Ciudadana del Cabildo de Gran Canaria.