El Clima en Canarias

Visto: 1214

Articulo sobre el clima en Canarias.

Los factores del clima de las Islas Canarias. Los vientos alisios y las montañas

Entre los factores condicionantes del clima de Canarias juegan un papel relevante la situación geográfica y la presencia del relieve montañoso.

La situación geográfica:

La situación geográfica influye porque determina los centros de acción (campo de presiones, régimen de vientos dominantes, etc.) responsables de la distribución estacional de las lluvias. El segundo, porque favorece las precipitaciones, suaviza las temperaturas y origina variedades climáticas.
La situación de Canarias en una latitud subtropical, entre el mundo templado y el tropical, es la causante, por un lado, de que las Islas se encuentren durante todo el año bajo la influencia de las altas presiones que impiden las lluvias y, por otro, de tener temperaturas suaves a lo largo del año, con apenas diferencias entre las estaciones. Por tanto, la situación geográfica es, en gran parte, la responsable de las principales características climáticas.

Sin embargo, el relieve tiene en las Islas un papel fundamental en las precipitaciones porque las montañas actúan de pantalla interceptando los vientos alisios, que se ven obligados a condensar la humedad y descargarla en forma de lluvia. Por tanto, el relieve vigoroso modifica las condiciones climáticas favoreciendo las lluvias y haciendo disminuir las temperaturas, y permitiendo la aparición de variedades climáticas.


Factores del clima

Las Islas Canarias se sitúan entre la latitud templada y la tropical; de ahí que se vean afectadas por la dinámica atmosférica propia de ambas zonas. Entre los principales factores del clima destacan: El Anticiclón de las Azores y el relieve.

El anticiclón de las Azores

El anticiclón de las Azores. Las islas Canarias se encuentran bajo la influencia del anticiclón de las Azores, célula que forma parte del cinturón de altas presiones localizado en esta latitud.

Del anticiclón parten unos vientos denominados alisios, que llegan a Canarias con una dirección nordeste. Estos vientos predominan sobre todo en verano, periodo durante el cual el anticiclón de las Azores se desplaza hacia latitudes más altas.

Los vientos alisios

Los alisios son vientos que soplan siempre en la misma dirección, desde los trópicos hacia el ecuador. Son vientos constantes de pequeña intensidad (unos 20 km/h).

Los vientos alisios poseen dos capas: una inferior húmeda y fresca y otra superior cálida y seca. La existencia de esta estratificación da lugar al mar de nubes; éste se forma cuando la capa inferior del aire cargada de humedad a medida que va ascendiendo se enfría aumentando su humedad relativa, hasta que se encuentra con la capa de aire cálido que le bloquea el ascenso (entre los 800 y los 1.500 metros de altura, aproximadamente).

El relieve de las islas

El relieve juega un papel esencial en la formación de este mar de nubes, de manera que las islas más montañosas son las más afectadas por este fenómeno. El aire, al chocar con las montañas, se ve forzado a elevarse y se enfría casi hasta el punto de condensación originando la formación de nubes que, al no poderse desarrollar en altura, se extienden horizontalmente.

Barlovento: El lado de barlovento de una montaña es el que está expuesto al viento, es decir, el que recibe el viento.

Sotavento: Es el lado de la montaña que está resguardado del viento.

El relieve. La presencia de relieves montañosos influye notablemente en la dinámica atmosférica general. Las cimas elevadas constituyen una verdadera barrera para las masas de aire, que al chocar con ellas se ven obligadas a ascender, por lo que se enfrían, se condensan y descargan la humedad en la vertiente expuesta al viento, la vertiente norte. En consecuencia, las islas montañosas son más húmedas que las llanas y, dentro de las montañosas, las vertientes norte (barlovento) lo son más que las sur (sotavento). El relieve, pues, es responsable de las diferencias climáticas existentes entre unas islas y otras, y entre la vertiente de barlovento y de sotavento de las islas montañosas. Presentación del mar de nubes en las Islas Canarias

Las borrascas atlánticas

Las borrascas atlánticas. En las estaciones de otoño e invierno, el anticiclón de las Azores baja en latitud y permite la entrada de las borrascas del Frente Polar, propias de las zonas templadas, que ocasionan un tiempo lluvioso e inestable.