LA PLATAFORMA SALVAR CHIRA-SORIA REBATE LOS ARGUMENTOS DEL CABILDO DE GRAN CANARIA

in Blog
Visto: 440

La plataforma Salvar Chira-Soria, Barranco de Arguineguin niega que el proyecto de pila hidráulica que impulsa el Cabildo de Gran Canaria sea útil para combatir el cambio climático o aumentar la penetración de renovables en Gran Canaria.

La plataforma ha salido hoy al paso de las declaraciones del Consejero de Gobierno del coordinador del área de gobierno de Desarrollo Económico Raúl García Brink en las que afirmaba que el proyecto Chira-Soria “Va a permitir un nivel de penetración de renovables del 60% sin poner en riesgo la seguridad del sistema. Sin apagones como se han producido en otras Islas”.

La Plataforma niega que el Proyecto Chira-Soria sea útil para combatir el cambio climático ya que, afirmando que “ Lo que realmente aumentaría la producción de renovables es el incremento de la contribución solar, eólica, geotérmica o la marina al mix de generación insular. Por eso resulta que hoy por hoy, Chira-Soria sería la pila de las energías fósiles. Además REE no ha presentado evidencia científica alguna que respalde la hipótesis de que “aumentará las renovables” y menos en la proporción que se dice. Sin embargo, un estudio independiente demuestra que la verdadera contribución del sistema Chira-Soria a la integración renovable, no superaría el 10%, y eso solo sería cuando ya estuviera toda la potencia renovable instalada”.

También niega la Plataforma que exista un supuesto freno a las renovables debido a la carencia de “almacenamiento masivo”. Las restricciones que existen hoy, falsamente llamadas “excedentes eólicos”, son esporádicas y poco significativas. Con los parques que se encuentran en diverso estado de tramitación, es de esperar que estas restricciones vayan en aumento al pasar de los 175 MW instalados hoy, hasta los 250 MW previstos. Pero ninguna de estas nuevas instalaciones está comprometida por la incertidumbre (y la falta de transparencia) que provocan los vertidos. La solución más inmediata, económica y de menor impacto es compensar a los operadores de los parques, tal como se hace en La Península. Quizá más adelante, si las otras estrategias de integración fueran insuficientes y los vertidos más significativos (y onerosos), se podría considerar almacenamiento distribuido. Solución que además permitiría asociar reserva rodante (respaldo) a esos mismos parques. De hecho el concepto de parques eólicos “gestionables” ya está siendo implementado.

Según argumenta la Plataforma “Si hubiera que hablar de una carencia, el almacenamiento no sería la primera de la lista. Ni la segunda. Después de las compensaciones a los vertidos, seguramente los puntos de acceso a la red serían el siguiente problema. Un asunto que merece un estudio pormenorizado, tanto de auditoría de costes, como de eficiencia (capacidad de evacuación ociosa). Añadiendo que hay propuestas alternativas a Chira-Soria que demuestran que “El almacenamiento con baterías presenta ventajas frente al bombeo en Canarias, por lo que debería ser la opción prioritaria”. Pero en realidad el debate en este momento no se trata de la idoneidad de una u otra solución de almacenamiento de energía. La verdadera cuestión es si realmente “Gran Canaria necesita almacenamiento masivo”.

Respecto a las declaraciones de Brink en el sentido que “La situación se va a agravar, y se van a producir importantes sequías por el aumento de las temperaturas. Seguiremos teniendo incendios y la central permitirá tener una masa de agua para combatirlos”, afirma la Plataforma que existe un consenso en que el acuífero de Gran Canaria está bajo mínimos. Un problema hidrológico de este calado, desde luego merece un proyecto específico, con todas las garantías legales, técnicas, de transparencia, participación y concurrencia competitiva. Lo que tenemos hoy, no se ha explicado conforme a los cauces propios de cualquier proyecto que tiene que ver con el agua de uso público. Más bien parece una idea bastante original, pero que no sirve para aprovechar o justificar un proyecto injustificable.

La sequía impide la recarga de las presas, pero no las vacía. Lo primero que impide que el agua se mantenga en las presas es el desvío a una serie de usos no relacionados con el sector agrícola de Medianías y Cumbres. Sería una gran noticia iniciar un proceso de recuperación y conservación de esas aguas, que seguramente tendría que empezar por dejar de drenarlas y permitir que puedan recargar el acuífero. Por eficiencia y por justicia, defendemos que el agua de las cumbres debería permanecer en las cumbres.

La mejor manera de combatir la desertización: no es seguir drenando el acuífero y entubando los barrancos. La primera medida contra la desertización debería ser dejar de drenar los recursos en altura como se ha explicado, acompañado de repoblaciones y otras estrategias bien conocidas que favorezcan la recarga natural. La recarga artificial podría ser considerada si se diera el fracaso de las otras medidas y siempre dentro de un plan seguro, estructurado, consensuado y participado.

La Plataforma conmina al Cabildo a proteger el territorio y defender el medioambiente de Gran Canaria, así como a gestionar sus preciosos recursos hídricos en favor de la gente y no de los monopolios de las multinacionales.

También insta al Gobierno de Canarias y al Gobierno de España a la paralización inmediata del proyecto hasta que sea realmente entendido y explicado, y se escuche a todos los colectivos y agentes sociales de Gran Canaria.