La Centinela-Ecologistas en Acción denuncia ante la Unión Europea la gestión de los residuos en La Palma

in Blog
Visto: 166

El colectivo La Centinela-Ecologistas en Acción de La Palma informa de la reciente denuncia ante la Unión Europa “contra el Estado español y contra Canarias y La Palma por la gestión de los residuos”. En su nota de prensa señala que “una vez más el Estado español ha sido denunciado ante la Comisión Europea por el incumplimiento del objetivo de reutilización y reciclaje marcado por la Unión Europea”. La denuncia”, añade, “que ha sido aceptada por el máximo órgano de Gobierno de Europa, viene motivada por años de políticas erráticas, ratios de recogida selectiva y reciclaje estancados y total desinterés para fomentar la prevención y la reutilización, según han detallado representantes de las 16 organizaciones denunciantes, entre ellas Ecologistas en Acción”.

La normativa europea “exigía reutilizar y reciclar el 50% de los residuos municipales en 2020, un objetivo que no fue cumplido por España, que no alcanzaba el 35%”.

En Canarias, apunta, “la situación es más grave si se tiene en cuenta que los porcentajes de reciclaje o de separación en el Archipiélago es apenas del 13% (datos del 2018) o lo que es lo mismo, se está vertiendo el 87% de la basura generada. En el caso de La Palma los datos son igual de desalentadores: según la propia consejera del Cabildo de La Palma en materia de residuos, se está vertiendo en el vertedero de Los Morenos el 95% de la basura de la bolsa gris. La situación ha derivado en el colapso de muchos vertederos de las islas y por supuesto también en el vertedero del Complejo Medioambiental de Los Morenos en Mazo”.

Indica que “el incumplimiento de las directivas europeas ha sido más que evidente, se ha demostrado la ineficacia de la gestión de los residuos hasta el momento desde el punto de vista técnico y político y en la actualidad nos encontramos en una situación de auténtica emergencia en esta materia tanto sanitaria como medioambiental. En La Palma los objetivos marcados por la legislación europea se han incumplido en cada uno de los plazos establecidos y, o mucho cambian las cosas, o difícilmente se cumplirán los objetivos de 2025 y 2030”, subraya.

Sostiene que “es muy probable que el Estado Español vaya a ser de nuevo sancionado con multas multimillonarias por los incumplimientos de las distintas directivas. Va a ser la ciudadanía, también la palmera y la canaria, quien será finalmente quien pague la irresponsabilidad de técnicos, políticos y también su propia irresponsabilidad en la mala gestión de sus residuos”.

Para La Centinela-Ecologistas en Acción La Palma “la situación actual de los residuos en La Palma requiere de medidas mucho más contundentes y ambiciosas ya que se podría calificar de emergencia por el inminente colapso y colmatación del único vertedero que tenemos en Mazo. Posponer las soluciones al problema o delegarlos en otras instancias lo han agravado, por lo que desde La Centinela exigimos a los ayuntamientos que elaboren y aprueben urgentemente, las ordenanzas para que la separación en origen de los residuos sólidos urbanos, especialmente de la fracción orgánica, sea obligatoria y no voluntaria como hasta ahora, y que permita premiar a las familias que lo hacen bien y gravar con mayores tasas a las que lo hacen mal, que fomente el compostaje doméstico y el comunitario y que se implante la recogida puerta a puerta, que es el único sistema que se ha comprobado eficaz para alcanzar los objetivos europeos”.

Los ayuntamientos, señala, “son los máximos responsables en la gestión de los residuos domiciliarios, por lo que sus dirigentes no pueden seguir eludiendo esta responsabilidad diluyéndola en el Consorcio de Servicios, del que forman parte, o delegándola en el Cabildo. La tarea del Cabildo es ejecutar un plan de residuos cumpliendo los objetivos de Europa, acordar y construir la infraestructura necesaria como plantas de compostaje, mejorar el funcionamiento del Complejo Ambiental y aplicar unas tasas por los servicios del complejo que igualmente premien al municipio que mejore la separación de sus residuos y grave al que no lo haga, bajo el principio de que quien contamina, paga”.