SOBRE LA INSTALACIÓN DE UN TALLER DE REPARACIÓN DE MEGAYATES EN EL ISTMO DE GUANARTERME (LPGC)

in Blog
Visto: 109

La Autoridad Portuaria, con el consentimiento del ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ha decidido instalar un taller de reparación de megayates en el Refugio a pesar de que existe un informe de la consejería de Salud Pública del Gobierno de Canarias que lo desaconseja.

Según el informe emitido por Salud Pública con fecha 22 de agosto de 2019 la ubicación del taller de embarcaciones en el lugar previsto supone un riesgo para la salud pública, el bienestar y calidad de vida de las personas.

Además, las tres edificaciones planteadas, una de ellas de 24 metros de altura, afectan al paisaje, actuaría como barrera o telón industrial, no solo sobre un edificio emblemático como el castillo de La Luz, sino que las nuevas edificaciones introducirán modificaciones negativas en el actual paisaje.

¿No existe otro espacio en el gran muelle del Puerto de la Luz para colocar este taller fuera del núcleo urbano? Tenemos una Autoridad Portuaria que hace Urbanismo y un Ayuntamiento que dimite de hacerlo. Habría que tomar ejemplo de lo que se está haciendo en otros lugares. Recientemente en Bilbao se ha decidido sacar los astilleros y varaderos de la ciudad, al igual que lo ha hecho Mallorca.

No nos oponemos a su existencia, sólo queremos que se traslade a otro lugar donde no agreda.

El riesgo de la salud es incrementado por el paisaje urbano al que destroza, entre otras cosas, la tarjeta de visita de miles de turistas que desembarcan justo a su lado.

Las dimensiones de lo que se pretenden creará un sello de ciudad industrial y caótica en ordenación urbana.

Las mejoras que se pretenden en el lugar, como las zonas verdes, serán degradadas por esta industria.

Es inconcebible que se opongan a un Estudio de Impacto Ambiental apoyándose en una matización gramatical y no visualizando el impacto paisajístico que se producirá.

Es inaudito que las autoridades y técnicos eludan su responsabilidad con un galimatías de ordenanzas no queriendo ver este destrozo paisajístico.

Por una ciudad e isla más agradables esa industria no puede ir en el Istmo.