LA RESERVA NATURAL ESPECIAL DE AZUAJE NO ES UN PARQUE DE AVENTURAS, ES UN ESPACIO A PROTEGER Y CUIDAR

in Blog
Visto: 552

Mario S. Marrero Arencibia

Vicepresidente de La Vinca Ecologistas en Acción

Hace un par de fines de semana me vi sorprendido, para mal, por el artículo aparecido en el periódico Canarias7 sobre el Barranco de Azuaje, un artículo de opinión a mi entender sesgado, urbanita y de parque de atracciones, en el que se hacía un llamamiento velado a visitar el lugar y continuar con la senda de destrozos, basuras, paseos de perros, baños en un área protegida…

Un artículo lleno de tópicos y mentiras, muchas mentiras, ya que afirma que Firgas y Moya custodian y protegen este espacio natural, que cada fin de semana se ve “invadido” por cientos de personas que lo machacan, dejan lleno de mierda de perro su senderos, llenos de basura entre su vegetación… y que ni estos dos ayuntamientos ni el Cabildo de Gran Canaria, verdadero responsable de su cuidado y protección, invierten lo necesario en el mismo.

El artículo, del que no dudamos de la buena fe de su autor, pero sí afirmamos que posee un amplio y absoluto desconocimiento de los problemas que afectan al espacio natural, viene a ser una especie de llamado a masificar, a usar, a… y sobre todo se olvida que Azuaje es una Reserva Natural Especial.

Como recoge la Ley y según el artículo 48.7 del TRELOTENCÕ00, “las Reservas Naturales son espacios naturales, cuya declaración tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos o geológicos que, por su rareza, fragilidad, representatividad, importancia o singularidad merecen una valoración especial. Y según el apartado 9, del mismo artículo, las Reservas Naturales Especiales tienen por objeto la preservación de hábitats singulares, especies concretas, formaciones geológicas o procesos ecológicos naturales de interés especial.

En concreto en la Reserva Natural Especial de Azuaje que es la que nos ocupa, y según consta en el anexo de Reclasificación de los Espacios Naturales de Canarias, del TRELOTENCÕ00, bajo el epígrafe C4, su finalidad de protección son los hábitats de laurisilva y fayal-brezal y rupícola, y la integridad de su fauna y flora asociada, así como el paisaje en general.

Los criterios que fundamentan la protección de la Reserva Natural Especial de Azuaje, atendiendo a lo dispuesto en el artículo 48.2 del TRELOTENCÕ00, son los siguientes:

a. Desempeña un papel importante en el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales de las islas, tales como la protección de los suelos y la recarga de los acuíferos.

b. Incluye muestras representativas de los principales sistemas naturales y de los hábitats característicos terrestres del Archipiélago. En la Reserva Natural Especial se encuentran los siguientes hábitats, muchos de ellos incluidos en el anexo I de la Directiva 92/43/CEE (Directiva Hábitat) donde se incluyen los hábitats naturales de interés comunitario: hábitat de agua dulce, brezales, cardonales, saucedas, vegetación rupícola y laurisilva xérica.

La Decisión de la Comisión europea de 28 de diciembre de 2001 "por la que se aprueba la lista de lugares de importancia comunitaria (LIC) de la región biogeográfica macaronésica" en aplicación de la Directiva Hábitat, declara en su anexo, al Barranco de Azuaje como Lugar de Interés Comunitario con el código ES7010004 por la presencia de los siguientes hábitats naturales en el lugar:

8320 Campos de lava y excavaciones naturales. // 92A0 Bosque galería de Salix alba y Populus alba. // 9360* Laurisilvas macaronésicas (Laurus, Ocotea).

c. Albergar poblaciones de animales o vegetales catalogados como especies amenazadas. En cuanto a la flora, según el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, en la Reserva Natural Especial existen 2 especies en Peligro de Extinción (Solanum vespertilio ssp. doramae, Isoplexis chalcantha), 9 especies Sensible a la Alteración del Hábitat, 2 especies Vulnerables y una especie de Interés Especial. De acuerdo con las categorías propuestas por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Recursos Naturales) para identificar la amenaza de las distintas especies de flora vascular, en la Reserva Natural Especial de Azuaje se encuentran 35 especies amenazadas, con la siguiente catalogación: en peligro crítico (CR): 2 especies (Isoplexis chalcantha y Semele gayae). En peligro (E): 2 especies (Sideroxylon marmulano y Dorycnium broussonetti). Vulnerables (V): 20 especies. Raras (R): 9 especies. Insuficientemente conocida (K): 2 especies. Además existen 19 especies catalogadas como no amenazadas (NT). La especie Solanum vespertilio aparece como Vulnerable, pues en el momento de la redacción del Libro Rojo de Canarias no se había descrito la subespecie doramae, cuya única población se encuentra en la Reserva. También existen tres especies (Isoplexis chalcantha, Dorycnium broussonetii y Semele gayae) incluidas en el anexo I -estrictamente protegidas- de la Orden de 20 de febrero de 1991, sobre la protección de especies de la flora vascular silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Además hay especies florísticas que requieren una protección especial establecida en disposiciones específicas. En lo referente a la flora vascular hay 14 especies incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias; 2 especies recogidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas; 1 en la Directiva Hábitat y prioritaria para la UE (código 1727, Isoplexis chalcantha); y 69 especies protegidas por la Orden de 20 de febrero de 1991, sobre la protección de especies de la flora vascular silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Dentro de la fauna aparecen especies catalogadas como amenazadas, según el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias: 3 invertebrados (Pseudomyas doramasensis, Asaphidion delatorrei, Dicrodontus alluaudi) en Peligro de Extinción y 1 ave (Corvus corax ssp. tingitanus) catalogada como Sensible a la alteración del hábitat.

Dentro de la fauna vertebrada aparecen 2 especies en la Directiva Hábitat; 40 especies en el Convenio de Berna; 5 especies en el CITES; 7 especies en la Directiva Aves; 12 especies recogidas en el Convenio de Bonn; 22 especies recogidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y 24 en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

Dentro de la fauna invertebrada aparecen 4 especies en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

d. Contribuir significativamente al mantenimiento de la biodiversidad del Archipiélago Canario. Al menos 260 especies vegetales y un mínimo 53 especies de Hongos y Líquenes han sido inventariados en la Reserva Natural Especial de Azuaje. También alberga 32 especies de aves, 3 especies de reptiles, 9 especies de mamíferos, 1 especie de pez, 2 de anfibios, 217 de insectos y 26 arácnidos.

Todo esto hace que esta Reserva Natural Especial de Azuaje no pueda, ni deba ser, tratada de manera frívola como se hace a mi entender en el artículo del sr. Fontecha (volvemos a decir que no dudamos de sus buenas intenciones) pero lo único que consigue es que el lugar se convierta en una nueva “meta”, un nuevo objetivo, para aquella gente que no respeta la naturaleza, sino que coleccionan “likes” en sus redes sociales.

Tras el fin de la fase dura de la pandemia de Covid-19, desde La Vinca Ecologistas en Acción se denunció en varias ocasiones la “ocupación de este frágil espacio protegido” que se vio invadido por ciudadanos y ciudadanas y sus mascotas, llenando de ruidos todo el cauce y dificultando la crianza de las aves, dejando basuras por todos lados, roturas de plantas… Desde las administraciones no se hizo nada al respecto y ahora lo que no puede suceder es que se “promueva” una nueva avalancha de gente a una Reserva Natural que lo que necesita es cariño, cuidado, mimos e inversión para proteger el patrimonio colectivo de todos los grancanarios, ya que las generaciones futuras también tienen derecho a disfrutar de Gran Canaria y de sus ricos valores naturales, y la generación actual no debemos arrasarlos por completo.

Lo de blanquear a las administraciones responsables queda en la conciencia del autor del artículo, o de su experiencia, pero quienes llevamos décadas trabajando (limpiando, repoblando, cuidando, divulgando, denunciando…) esta joya de nuestra naturaleza, no podemos callar ante esta situación de “limpieza” de la actuación de dos ayuntamientos más interesados en la inversión económica que les pueda aportar el lugar, que en defender los valores naturales únicos que alberga, ya que primero se debería cuidar y proteger y luego sacar posibles réditos.

Con respecto al Cabildo de Gran Canaria, la inversión es mínima, de hecho existe una leyenda popular que dice “que una vez se vio un Agente de Medio Ambiente en este espacio natural”, aunque el pasado año llegaron a haber casi una decena cuando el peligroso vertido accidental de miles de litros de sosa caústica en el cauce del barranco y que tras pasar más de un año, aún la sociedad grancanaria no tiene información alguna sobre los causantes, acciones llevadas a cabo, adopción de medidas para evitar otro accidente igual…

Azuaje es una maravilla natural única de Gran Canaria, nuestra maravilla, y debe tener recursos para su conservación y mejora, no es un parque de atracciones ni de aventuras para gente ávida de ellas. Azuaje es un lujo que debemos conservar y se deben adoptar todas las medidas necesarias para ello, empezando por incrementar la vigilancia de la Reserva, para lo que hay que dotar de medios al cuerpo de Agentes, incrementar su número y que los mismos sean diligentes en sus actuaciones cuando existen afecciones a la naturaleza. La ciudadanía concienciada y las organizaciones sociales estamos desprotegidas, luchando contra gigantes de la destrucción y personas egoístas que miran solo por lo suyo, intentando con nuestros escasos recursos velar por lo colectivo y Azuaje se merece cuidados y mimos, respeto y admiración, no propaganda que llene su cauce y sus caminos de más problemas, seguimos matando la gallina de los huevos de oro y “Canarias tiene un límite”, ya lo dijimos miles de canarias y canarios el pasado 20 de abril en las calles de nuestras islas y lo vamos seguir diciéndo hasta que la situación cambie.