Denuncian con tristeza la decisión de Japón de salir de la Comisión Ballenera Internacional

in Blog
Visto: 44

Desde el Área de Medio Marino de Ecologistas en Acción denunciamos con tristeza la decisión que ayer comunicaba Yoshihide Suga, principal portavoz del gobierno Japonés. El portavoz anunciaba la salida de Japón de la International Whaling Comission o Comisión Ballenera Internacional (CBI) con el objetivo de retomar la caza comercial de ballenas. Japón comunicará oficialmente esta decisión a la CBI a final de este año, lo que la haría efectiva en julio del próximo año.

Somos conscientes de que la carne de ballena se ha consumido en Japón durante siglos, pues en el pasado era una fuente proteica necesaria. Sin embargo, hoy en día solo un 8% de la población del país continúa comiendo esta carne según el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón (ver datos de la gráfica).

grafica

Además hace años que el gobierno Japonés pertenece a la CBI (concretamente desde abril de 1951) y hasta ahora había “respetado” la moratoria impuesta en 1982 a la caza comercial de ballenas. Respetado, entre comillas, ya que Japón no ha dejado de cazar de ballenas en regiones como la Antártida, a pesar de las múltiples denuncias por parte de organizaciones ecologistas como la nuestra. Según los japoneses las cazaban con un fin científico y no comercial pero lo cierto es que la carne de ballena acababa en sus platos.

El pasado miércoles Suga hacía hincapié en que solo cazarán en aguas territoriales y la zona económica exclusiva de Japón, no lo harán en la Antártida ni en el Hemisferio Sur. No por limitar la zona de caza, nos parece menos inapropiada esta decisión, no obstante, nos surge una pregunta ¿seguirán cazando en la Antártida con supuestos fines científicos?

La conservación de las especies y la biodiversidad debería ser un objetivo común para todos los seres humanos. Desde nuestra perspectiva de súperdepredador olvidamos que cada especie cumple con una labor específica dentro de su ecosistema y las redes tróficas de las que forma parte y que en muchas ocasiones nos beneficia directa o indirectamente. En el caso específico de las ballenas es bien conocido que sus heces son ricas en hierro, uno de los nutrientes necesarios en el medio marino y que suele ser limitante para el crecimiento de muchas especies. Por este mismo motivo, las ballenas parecen tener un buen recurso para ayudar a mitigar el cambio climático, del cual el ser humano es el principal responsable, pues sus heces contribuyen al crecimiento de las algas que son a su vez responsables de la mayor absorción de dióxido de carbono (CO2) en el planeta.

 ballena 3

Conociendo la importante labor en los ecosistemas marinos de estos grandes cetáceos es inaceptable la decisión de Japón, esperamos que la CBI tome medidas y que haya una repulsa por parte de la ciudadanía hacia este tipo de decisiones que nos afectan a todos.