COP27 ¿A QUÉ VAMOS A EGIPTO?

in Blog
Visto: 146

- El 6 de noviembre dará comienzo la 27ª Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP27) en Sharm El Sheikh (Egipto). Se trata de la primera Cumbre del Clima en el continente africano desde la COP22 de Marrakech.

- En medio de una crisis energética y climática sin precedentes, la Cumbre del Clima deberá dar respuesta a grandes retos –como el compromiso de reducción de emisiones, la duplicación de los esfuerzos en la adaptación o el cierre de un acuerdo para hacer frente a pérdidas y daños– que quedaron prorrogados en Glasgow, al tiempo que se garantizan los derechos humanos y la justicia climática.

- La organización ecologista estará presente en Egipto con una delegación de siete personas para dar seguimiento a las negociaciones, participar en las acciones de la sociedad civil e informar a diario de lo que acontezca.

La Cumbre del Clima, que se celebrará en Egipto entre los días 6 y 18 de noviembre, viene precedida de unos meses de turbulencias bélicas, económicas, climáticas y energéticas que muestran más que nunca la necesidad de acelerar la lucha climática. En este contexto, Ecologistas en Acción acudirá a la cita anual con un objetivo claro: señalar que la enorme dependencia a los combustibles fósiles de las economías ha generado y sigue generando la vulneración de derechos humanos y, con ello, el crecimiento del autoritarismo y la persecución de espacios de encuentro de la sociedad civil.

Asimismo, la organización ecologista acude al encuentro para señalar cómo las décadas de retraso en los compromisos ya están afectando a millones de personas y comunidades. El año 2022 ha demostrado cómo un mundo más cálido está generando hambrunas debido a la sequía en el cuerno de África o inundaciones en países como Pakistán, Nigeria o Australia. Más de 3.000 millones de personas viven en lugares altamente vulnerables al cambio climático lo que hace que tengan enormes necesidades en materia de adaptación y pérdidas y daños.

El Estado español no es ajeno a esta situación y se trata de uno de los territorios más afectados del entorno europeo. Ejemplos cercanos no faltan: la extrema ola de calor continuada durante todo el verano, la sequía o las lluvias torrenciales por todo el territorio son una muestra clara de la enorme vulnerabilidad de nuestros ecosistemas al calentamiento global.

Hace un año, la Cumbre del Clima en Glasgow, tras no llegar a concretar cifras ni plazos, se cerró ante la promesa de los países de abordar mayores compromisos en materia de financiación. Tampoco la cumbre entre sesiones en Bonn avanzó en este sentido lo que, sumado a la nueva situación geopolítica o la crisis energética, hacen prever nuevas tensiones en el marco de la COP27.

Resultados esperados en las negociaciones

Para Ecologistas en Acción, esta debe de ser una cumbre que dé respuestas vinculantes y efectivas para dotar de capacidades a los países que ya sufren las consecuencias de la emergencia climática. La justicia climática, la protección de los derechos humanos y la necesidad de impedir pasos atrás en la protección del planeta, deben ser la prioridad de las negociaciones.

La UE –como una de las Partes negociadoras en la que España participa– debe trabajar en la Cumbre del Clima para que se lleguen a acuerdos inmediatos y suficientes. Las principales demandas ecologistas al Gobierno de España y a la UE se concretan en cuatro puntos:

1. La COP27 no puede dilatar más una respuesta suficiente a las pérdidas y los daños. Ecologistas en Acción, junto a más de 400 organizaciones sociales, ha firmado una carta para exigir que este tema sea un punto central en la agenda de la COP27. Este encuentro debe concluir con una respuesta a la altura de las demandas de muchos países del Sur global que exigen la creación de una facility (entidad bajo el mandato, financiación y supervisión de las Naciones Unidas con capacidad operativa para la ejecución de programas propios) centrada en estas pérdidas y daños.

2. La COP27 debe dar un paso significativo en la dotación de financiación y la creación de un nuevo objetivo global en materia de adaptación. La cumbre de Glasgow cerró con el compromiso de muchos países de doblar la financiación en materia de adaptación y dotar de recursos económicos adicionales. Para Ecologistas en Acción, no solo es necesario garantizar mayores transferencias económicas, tecnológicas y de conocimiento, sino que deben garantizarse que sean suficientes como para cubrir el coste de los daños ya provocados mayoritariamente por el Norte global.

Esto debe traducirse en un proceso transparente y vinculante que haga reales las promesas de doblar la financiación y destinar al menos la mitad de los fondos previstos en la COP para adaptación. El objetivo global para la adaptación debe de convertirse en un punto permanente de la agenda, debe priorizar las soluciones basadas en las comunidades más afectadas, y tiene que definirse y desarrollarse en las conclusiones del programa de Glasgow- Sharm El Sheikh.

3. La COP27 tiene que forzar el cumplimiento de los objetivos de reducción de las emisiones marcados por el IPCC. La publicación de la Sexta Revisión del IPCC y del Informe de Síntesis siguen mostrando lo lejos que están los compromisos de los países de cumplir con las reducciones necesarias para garantizar un incremento de la temperatura global por debajo de 1,5 ºC.

La COP27 no puede seguir eludiendo la obligación, de forma vinculante, de reducir en 2030 las emisiones actuales a la mitad. Por ello, debe de garantizar resultados en materia del proceso de revisión de los compromisos (Global Stocktake o GST) y avanzar en el plan de trabajo sobre mitigación (Mitigation Work Programme o MWP).

4. La COP27 debe reforzar la protección de los derechos humanos y de los ecosistemas como parte central de la agenda climática. La eliminación de los combustibles fósiles debe producirse en sinergia con la protección, la restauración y la mejora de la gestión de los ecosistemas desde un enfoque basado en los derechos humanos.

La CMNUCC debe lanzar un mensaje político fuerte acerca de la necesidad de lograr un Marco Mundial para la Biodiversidad Post-2020 verdaderamente ambicioso en la COP15 del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de Montreal, el próximo mes de diciembre. Del mismo modo, debe de situar en el centro de todas las negocianciones, el pleno respeto de los derechos humanos, especialmente en lo que se refiere a comunidades indígenas, género y juventud.

Demandas de la sociedad civil egipcia y africana

En el trabajo para frenar y mitigar el cambio climático, es necesario señalar que sin derechos humanos será imposible alcanzar la justicia climática. Por ello, Ecologistas en Acción y la red de la sociedad civil de la que forma parte (Climate Action Network) se han sumado a la petición de la coalición egipcia por los derechos humanos en la COP27.

La declaración, impulsada por el Espacio Cívico de la COP, señala que “la acción climática efectiva no es posible sin un espacio cívico abierto. Como anfitrión de la COP27, Egipto corre el riesgo de comprometer el éxito de la cumbre si no aborda con urgencia las restricciones arbitrarias en curso sobre la sociedad civil”.

Añade, además, el rechazo de las organizaciones a la situación de los activistas egipcios y hace un llamamiento al país anfitrión a que «ponga fin a los enjuiciamientos de activistas y organizaciones de la sociedad civil y garantice un espacio para que la sociedad civil, incluidos los defensores de los derechos humanos, trabajen sin temor a la intimidación, el acoso, el arresto, la detención o cualquier otra forma de represalia, incluida la liberación.”

Por otro lado, las organizaciones presentes en este encuentro tienen el objetivo de servir de altavoz de la sociedad civil de un contexto tan vulnerable e invisibilizado como el africano. Por ello, Ecologistas en Acción se suma también a otras iniciativas que están surgiendo en torno a la COP27, como el apoyo al llamamiento Don’t gas Africa. Con el envío de una carta a la UE y al Gobierno español, las organizaciones exigen que la respuesta de Europa a la crisis energética no pase por promover nuevas infraestructuras de extracción y exportación de petróleo y gas.

“Esta carrera por el gas en África es peligrosa y miope. Incide en seguir apostando por combustibles fósiles, agrava el problema de la emergencia climática y, además, agranda las desigualdades del Norte y Sur global», concluye Ecologistas en Acción.

Por último, Ecologistas en Acción hace un llamamiento a la UE para que detenga el proceso de expansión del Tratado de la Carta de la Energía (TCE) en países del Sur global, ya que esto significaría blindar las inversiones fósiles durante décadas y agravar la deuda de estos países con demandas millonarias.

Más información aquí