DENUNCIAN EL GREENWASHING DEL CABILDO DE FUERTEVENTURA

Visto: 523

Este fin de semana las muertes son noticia por las inundaciones en Navarra, el desbordamiento de los ríos en España y los tornados en Kentucky, Estados Unidos. Sin embargo, la emergencia climática y la crisis de biodiversidad para los políticos y políticas en Fuerteventura no son importantes, así lo demuestran con los hechos.

La Plataforma Salvar El Cotillo, la Coordinadora Montaña de Tindaya y Agonane, Ben Magec–Ecologistas en Acción, denuncian el greenwasing al que nos somete el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Sergio Lloret, que inaugura por la mañana el evento Africagua, –con la situación ambiental de sequías totalmente terroríficas y proclama la necesidad de sostenibilidad–, y en las mismas fechas autoriza un rally en La Oliva, con apoyo de dinero público, en zonas de interés ambiental como son los volcanes de Bayuyo y otras áreas donde la avifauna sale espantada, por la contaminación de emisiones de combustibles fósiles y decibelios.

Por su parte, la vicepresidenta del Cabildo, Lola García, acude a la inauguración del I Festival de Eco Experiencias en Antigua, con la presencia del popular presentador de televisión Lorenzo Milá, que acaba de estrenar Objetivo Planeta en el programa 24 horas. Mientras en el mismo municipio se abre la veda a la competición de 4×4 por un barranco virgen destrozando todo a su paso, en un área con importantes yacimientos arqueológicos. Entre tanto, el resto de las políticas y políticos del Cabildo de Fuerteventura, incluso algunos de la oposición, aplauden estos eventos contaminantes contrarios a una Emergencia Climática.

El actual escenario exige valentía a los actuales gestores, la conciencia ambiental es para todos los días, no vale el lunes apoyar autovías, el martes la ampliación del Puerto de Corralejo, el fin de semana me maquillo con la Reserva de la Biosfera y el sello de ecoturista; la situación obliga a «no dar permisos a este tipo de eventos deportivos antiecológicos», afirma Juan Cabrera, presidente de Agonane.

El estado del planeta, con un alarmante incremento de olas de calor, lluvias torrenciales, incendios, tormentas tropicales, ciclones y demás fenómenos meteorológicos forma parte por desgracia de una nueva normalidad ante la cual los responsables políticos no pueden seguir mirando a otro lado, sobre todo si se trata de actividades de diversión y de ocio. Además observando el abandono y la degradación de la isla, sería bueno acotar un circuito en un lugar que no dañe el entorno, para que no sigan destrozando el paisaje y haciendo rodadas por todas partes.

Las generaciones futuras no se merecen que utilicemos la isla de Fuerteventura como un retrete o un estercolero, por emplear dos términos utilizados por el Secretario de Naciones Unidas, António Guterres, en relación a la constante deterioro del planeta. Las muertes de las catástrofes climáticas no tienen precio, rascar votos en las urnas de estos negacionistas climáticos saldrá muy caro, sobre todo a nuestras nietas y nietos.